• img-book

    Esther Santos Tello

Puntos Suspensivos

Por Esther Santos Tello

Esther Santos Tello ha escrito una historia en la que cualquiera puede reconocerse. Un pastiche contemporáneo al uso, pensará inmediatamente el lector desconfiado.

La de Esther es, sin embargo, una vieja historia, la del género humano que se enfrenta al espejo: la insatisfacción, el miedo ante lo desconocido, la falta de empatía en las relaciones personales, las ilusiones proyectadas y los sueños nunca alcanzados.

 

15,00

Cantidad:
Encuentro con el autor
avatar-author
Profesional del mundo del marketing y la publicidad. Licenciada en Derecho. Ha sido agente literario, coordinadora de la colección de teatro ‘Max, no te pongas estupendo’ de Bartleby Editores, actualmente es uno de los socios fundadores de la Editorial Acto Primero, asumiendo la dirección ejecutiva y de colecciones de la editorial.... [LEER MÁS]
Libros de Esther Santos Tello
Sobre

Puntos Suspensivos

Presentación

¿De qué hablarán? Las mirábamos de reojo en el patio del colegio, mientras nosotros, torpes, intentábamos dar una patada a un balón o, con una toalla anudada al cuello, emulábamos a un héroe de los tebeos que leíamos casi a escondidas de ellas. Ellas, que sentadas en un banco, distantes, reían, miraban, tan cercanas y a la vez tan lejanas. Y de repente sucede una tarde en un teatro. Tres de ellas abren esa puerta. Y yo, voyeur de excepción, no me atrevo a respirar. Y hablan de amor, de esperanza, de dolor, de rencor, de futuro, de París. Y ríen y lloran. Pero sobre todo habla ella, Esther, quien crea a estas tres valientes y les da voz. Una voz que es la suya, pero que a la vez es la de muchas. Indestructible ella. Indestructibles todas.
Víctor Conde

Reseña de la editorial Puntos Suspensivos es, además, teatro socialmente comprometido: aquí se habla de la precariedad laboral, el machismo, la explotación sexual de las mujeres, la maternidad y sus problemas, las renuncias de la mujer en el ámbito laboral, la incomprensión del otro... Todo cabe en los diálogos de estos tres personajes. Y es ese «todo» lo que los hace reconocibles y universales a los ojos de los espectadores (lectores).
Pepo Paz Saz