Esther Santos Tello

Esther Santos Tello

Gracias por tanto

miércoles 10 enero 2018

Comenzó siendo trabajo, siguió la amistad y continuó con ambas cosas. Hace relativamente poco tiempo que está en mi vida y sin embargo se ha convertido es uno de mis imprescindibles. Ella es la prudencia, la inteligencia y la belleza. Ella es Rosa, mi Rosa.

Entró en mi vida como un soplo de aire fresco, me la presentó un gran amigo de esa época y antes de conocerla sabía perfectamente el maravilloso ser humano que era. Ella es la alegría, la fuerza y la seducción. Ella es Ana, mi Ana.

Buscaba una actriz de raza, con poderío. Me hablaron de ella, nos conocimos y ahora no imagino mi vida sin que nuestros caminos se cruzaran. Ella es la elegancia, la calma y la atracción. Ella es Lucina, mi Lucina.

Nos conocimos una Nochevieja en la que yo estaba jodida y más sola que la una. Él organizaba una cena en su casa para los íntimos, uno de ellos, el amigo del que hablaba antes,  le comentó mi situación y no dudó ni un instante en abrirme no solo las puertas de su casa, sino también su corazón. Él es el cariño, el glamour y la generosidad. Él es José Carlos, mi José Carlos.

No quiere que se le nombre, no quiere aparecer. Es el hombre sin rostro que con su no presencia,  es presente en todo mi universo. Él es el amor, la sabiduría y la fortaleza. Él es Daniel, mi Daniel.

Pues bien, amigos, todos ellos son mi sueño hecho realidad, todos ellos son ‘Puntos Suspensivos’.

 Os amo.

image

Dejar un mensaje

  • Más entradas en el blog